Facebook

Historia del Tocado

“complemento de distinción a través de los siglos”

Una sola palabra para definir todo aquello que llevamos sobre nuestra cabeza, bien sea práctico o estético y que ya en tiempo de los Egipcios, servía como prenda de distinción y representación hasta llegar a convertirse en complemento esencial de resalte y sofisticación.

A través de cintas, flores, velos y diademas los hemos visto adornando los complicados peinados de la época Griega y Romana y utilizada en plena Edad Media como complemento más moral que estético por la pudorosa sociedad de aquella época donde precisamente comienza a crearse su mercado y clientela.

A través del Renacimiento comienza la sofisticación incluyendo las redecillas, pedrería, las plumas y el terciopelo que dan paso al Rococo, es entonces, con el uso de las grandes pelucas donde el tocado adquiere su mayor volumen y extravagancia representando creatividad a través de formas inimaginables en modelos míticos tales como Maria Antonieta.

El Realismo nos trae consigo al romanticismo, ya es el tocado un complemento indispensable que cambia de forma en cada ocasión, bien sea fiesta, paseo o celebración…

Pero es en el siglo XX y con la llegada del Charleston donde el Tocado sin poder ni querer escapar a la revolución y a la transformación, al atrevimiento y a las lentejuelas cobra su máxima expresión a través de una sociedad desenfadada y ávida por escapar de los tabúes dan paso a creadoras como Chanel que impone, a través de estrellas holliwoodienses, su uso diario e imprescindible.

Desde entonces y hasta nuestros días las puertas están abiertas a nuestra imaginación y no existen reglas para definir o representar una expresión en cada momento en cada ocasión.